Turismo en Extremadura, Experiencias y Sugerencias

Turismo en Extremadura


Deja un comentario

DOS EMBLEMÁTICOS HOTELES DE MÉRIDA CON PROBLEMAS

El diario HOY recoge la noticia de los problemas económicos que sufren los hoteles Las Lomas y Mérida Palace y que hacen peligrar su continuidad.

Hotel Las Lomas

Puedes leer la información completa en este enlace.

Anuncios


4 comentarios

¿QUÉ CALIDAD OFRECEN NUESTROS ALOJAMIENTOS TURÍSTICOS?

Tal como vimos en el anterior artículo (¿Existen demasiados alojamientos turísticos en Extremadura?) el número y variedad de alojamientos turísticos en Extremadura es muy grande, por lo que hablar de calidad en términos generales no parece adecuado.

No obstante, me ha parecido interesante iniciar el tema de la calidad con una visión general que permita comprender y valorar los aspectos que más influyen en ella. En próximos artículos nos centraremos en la calidad de los diferentes tipos y categorías de establecimientos.

Existen dos elementos claves a la hora de valorar la calidad de cualquier establecimiento, uno material (entorno, accesos, edificios, instalaciones, dotaciones, acondicionamiento, medidas de seguridad, etc.) y otro inmaterial (acogida, servicio, amabilidad, acompañamiento, asesoramiento, etc.).

Seguramente coincidamos la mayoría en una valoración altamente positiva de los elementos materiales de nuestros alojamientos. La mayoría de ellos han sido construidos en los últimos veinte años y han tenido que cumplir una legislación bastante estricta para conseguir su licencia de apertura. Todos estos requisitos han sido actualizados en dos decretos muy recientes: el Decreto. 204/2012 de Ordenación y clasificación de alojamientos de turismo rural y en el Decreto 235/2012 de Ordenación y clasificación de alojamientos turísticos hoteleros.

En la valoración de los elementos inmateriales quizás ya no coincidamos tanto. Nos referimos a la calidad en la prestación del servicio, entendiendo ésta como la adecuación a las expectativas y necesidades del cliente. Y es lógico que en este tema haya menos unanimidad, pues es más difícil generalizar sobre las expectativas que tienen los clientes y sobre su sensación de cumplimiento. Basta leer los diferentes comentarios que realizan distintos clientes sobre el mismo establecimiento.

Quizás la valoración sea más positiva en los alojamientos turísticos tradicionales (hoteles y hostales) que en los de turismo rural. Se debe a que la mayoría de los clientes tienen unas expectativas muy parecidas en función de la categoría, pues existe mayor conocimiento y mayores experiencias de uso. Además, el grado de exigencia en la prestación del servicio es menor.

Casa Rural con Q de Calidad

En cambio, en el turismo rural las categorías establecidas dicen muy poco sobre las expectativas del servicio que se espera recibir y los clientes son más exigentes. Las marcas de calidad ayudan algo en este sentido, pero tampoco valoran adecuadamente los aspectos intangibles del servicio. Todo ello provoca que la mayoría de los clientes sólo se fíen de las experiencias de amigos o desconocidos que encuentran en la redes sociales o portales especializados para elegir su destino.

Y tenemos que reconocer que circulan por la red muchas experiencias negativas sobre el servicio prestado en bastantes alojamientos. Cierto es que no son muchos, pero cualquier experiencia negativa en alguno de ellos perjudica a todo el sector.

Creo que sólo hay dos formas de paliar este daño: Mejorar el servicio a través de la formación y concienciación de empresarios y trabajadores y aprender a influir positivamente en las redes sociales.

Espero vuestras opiniones.